Pensar lo artístico

 

I     

Una bomba explotó en el siglo XX y aún no notamos las esquirlas clavadas en el vientre. El Hombre explotó. Y junto con él, las esferas que lo constituían: la Historia, la Política, el Arte. No es casual que al mismo tiempo que la imaginación tomaba el poder, Guy Debord denunciara La Sociedad del Espectáculo que se venía gestando con vistas de desarrollo infinito basada en la separación sujeto-objeto. Diezmados y a los tumbos avanzan los artistas, los políticos, los intelectuales, aún conscientes del derrumbe no pueden más que armar simulacros de Política, simulacros de Arte, simulacros del Hombre, a través de la herramienta ideal de los simulacros: le spectacle. La pregunta es, pues, ¿cómo o por qué, caído el sentido del Hombre buscamos recomponerlo, y por añadidura, sus esferas? Nunca terminamos de estar seguros de qué quiere decir esto, porque lo enunciamos, lo pensamos, lo sentimos, y aún así hay algo que no terminamos de abandonar de esta forma. Y si algo persiste, algo vive, y la vida debe ser escuchada, gestionada.

II

El Arte, la Política, la Historia, todos los claustros han cerrado sus puertas, o, en realidad, estas mismas puertas que los contenían se han abierto y se han volado, lanzados al desierto. Lo cual sólo quiere decir que lo que no tiene tierra estará desprovisto de sentido en tanto no sea reterritorializado, y si lo es, lo será en un lugar nunca antes habitado: anábasis de las artes (ya no habrá regreso a la patria). ¿Es posible construir un territorio y apropiarse de lo vagabundo, las artes errantes, y gestionarlas? Ya no habría lugar para el Arte o la Política sino para lo artístico o lo político. Sería el sueño que no pudo soñar Debord: las disciplinas disueltas entre las prácticas, constitutivas y recíprocas, inseparables -conjuración del consumo y el espectáculo-. Y en este sueño se abren no sólo las esferas mencionadas, sino una infinitud de relaciones nuevas para así vincularnos con lo que nos era inaprehensible. Lo femenino, lo circular, lo colectivo, lo oscuro, lo cualquiera, lo informático, lo espiritual, lo musical, lo acuático, lo molecular… Siempre existirá la tensión de que lo musical se nos vuelva Música, que lo femenino Mujer, será la tarea de insistir una y otra vez y conjurar la separación, la trascendencia, los objetos de estudio.

De todos modos, esto conlleva una responsabilidad mayor que antes para mantener el sentido, los puntos conectados, ya que no hay marco regulador en el cual inscribirse. La existencia actual conlleva mucha más gravedad en cierto modo –el pueblo nómada es más autoconsciente de sí mismo que el gregario-; su alegría será más grave también. Es menester una construcción conectiva, estar siempre atentos a de qué manera nuestras prácticas generan efectos en los estratos aledaños. De qué modo se expresa el pensamiento en sus distintas relaciones. No es tanto ser cuidadores o guardianes del sentido sino lectores de las circulaciones del deseo y afectos, cuándo es adecuado intervenir y cuándo aguardar para forzar una torcedura o un pliegue.

III

Tenemos el modelo visual incorporado al alma, nos generamos la ilusión de que podemos alcanzar los objetos a distancia, que podemos vincularnos, ser afectados, sin estar en el mismo campo que eso que pasa allá. Falso sin dudas, la luz ingresa en, nuestros ojos, pero la mentira se mantiene. Aboguemos entonces por construir más que objetos visuales, objetos táctiles, que vuelvan innegable que conocer, que entrar en relación es estar pasando junto a los objetos, y así disolverlos, convertirlos en herramientas, armas, ilegibles sin una codificación que los signifique, que los agarre, los rompa, los mueva, los abra… “No tenemos con qué leer un instrumento técnico sin el socius que lo utiliza”.

 

Recuperando

Intentaremos, a partir de algunos ejemplos musicales y cinematográficos pensar posibles indicios de hacia dónde puede orientarse el gesto artístico que deje de cerrarse sobre sí mismo y constituya lo que en este caso vamos a denominar ambiente, que por lo menos habilite, vuelva posibles otras significaciones, otros sentidos, otros mundos, que puedan recomponer quienes entren en relación.

Podemos observar en las obras a recuperar dos métodos; más bien dos caras de un mismo movimiento para lograr un efecto ambiental. En Playtime (1967) podemos ver en muchos pasajes la pantalla atiborrada de acciones, sobresaturada de sentidos posibles que desorganizan la mirada, el ojo pierde su paz y fuerza a quien mira a seccionar, recortar y crear su propia línea narrativa “dejando afuera” otras, inevitablemente. Jacques Tati introduce aquí una confusión tal que introyecta hacía la imagen la conciencia del observador y hace descender al espectador en habitante.[1]

Por otro lado, se puede apreciar en la música ambiental de Brian Eno[2] o en incipiencia en el krautrock alemán[3], un borroneo de la acción, de la narrativa. ¿Y la canción dónde está? Aquí nos encontramos con una difusión, que en este caso extroyecta al oyente, lo hace dar cuenta de algo más. Una vez que la música dispone un umbral común -grado cero-, la conciencia salta y pasa a estar (¿qué es la música lounge sino eso mismo?). En el cine de Tarkovski podemos encontrar esto en sus famosas tomas largas en las cuales la narración se distiende (sin nunca detenerse) y la conciencia, al no tener punto en cual fijarse, salta hacia la reflexión de sí misma y hace-forma, constituye el punto de fijación del ojo detrás de él.

Tanto en Tati como en Eno lo que atraviesa a sus obras es un rumor narrativo, sin este concretarse ni extinguirse por completo nunca. Sus obras susurran “no me mires”, se mantiene una tensión permanente. La música ambiental está siempre cayendo fuera del tiempo, coqueteando con el silencio; la confusión tatiana siempre concretándose en cuadro pictórico. Va fundiéndose la relación figura-fondo en ambos casos. Monsieur Hulot se dispersa entre la multitud, lo podemos ver por aquí, por allá, sin nunca poder inferirle una interioridad ni significaciones para constituirlo como figura – es más bien un caracter – ¿signo en vez de símbolo?. Lo mismo puede aplicarse a las melodías de Eno, o la guitarra de Robert Fripp en sus colaboraciones. El efecto aquí se genera por pensar desde la narración y cómo escapar a la misma (Eno proviene del glam rock; los movimientos de los 90’ de la militancia…). Las preguntas fueron, en este orden, ¿dónde estamos o qué traemos? Y ¿cómo se abre esto hacia otros rumbos? No reniegan de su pasado, lo asumen y construyen a partir de allí: único modo. En otro caso imaginario, ficticio, huir despavorido hacia la pintura o hacia el silencio no abriría un acontecimiento posible. Sería una simple reclusión: “no puedo más” -¿el cine de Debord?-.

IV

Podremos seguir hablando del arte en tanto este sea reconfigurado, inserto en gestiones que vuelvan el gesto artístico digno de ser valorado. En otras palabras, en tanto el arte deje de ser arte (pues ya dejó de serlo) para convertirse en algo más. Aunque suene vieja esta declaración, sigue siendo novedosa. El objeto-arte supuso siempre como complemento al sujeto-hombre, compartían un logos, una misma realidad garantizada en última (o primera) instancia por el Estado. El sujeto tenía todas las herramientas a su disposición para significar, interpretar, generar efectos en su sensibilidad. Una vez desmoronado este logos, la Forma Hombre, ambas lógicas tanto desde la obra como desde el individuo quedan obsoletas. Un arte que busque repartir sentido a sus sujetos se encontrará con consumidores, y un “sujeto” que busque cambiar su experiencia vital a partir del arte estará más cerca de ser el lector de los 1001 libros que hay que leer antes de morir. Y sin dudas su experiencia vital habrá cambiado, ahora su sentido será completar este álbum de figuritas durante 80 años.

V

¿Por qué insistimos con el arte entonces? Porque nos incumbe. Nos es evidente que venimos del Arte, como venimos del Hombre (siguen resonando las esquirlas) y no podemos más que hacernos cargo. Incansablemente buscaremos nuevos modos, nuevos caminos, más nunca negando lo que hay. Y lo que hay son inclinaciones vitales que aún nos dicen que hay potencia en los efectos artísticos, filosóficos, científicos. Recuperamos un gesto artístico para problematizarlo, condicionarlo. Y lo hacemos porque nos hemos encontrado con algo que se acerca a nuestra realidad, que ayuda a pensar algunas cosas, extraer algún afecto y continuar nuestro camino. Si una obra trabaja el ambiente, por ejemplo, nos incumbirá. Sólo para dar cuenta de una instancia primaria y anterior a lo artístico: lo organizado. Si podemos pensar un trabajo artístico es menos por una cualidad óntica del mismo que por el recuerdo de nuestro propio pensar. Diremos plano de inmanencia, y es inevitable que así sea. El trabajo activo de cara a la existencia más que a una emancipación se debe a un arraigo profundo. Si logramos extraer un afecto y mantenerlo en la sensibilidad, es porque resuena en una red, y se mantendrá siempre y cuando continúe resonando. Sin plano no hay continuación posible, la extinción es instantánea: consumo (perspectiva sin raíces; afirmación pura de la forma vacía). La respuesta a la pregunta “¿desde dónde?” suele echar luz sobre el eje o no-eje de esta valoración.


Dos continuaciones, dos líneas paralelas se nos abren…

VI

Lo ya dicho: del lado de la producción artística, será iluso intentar significar, es más digno de su tiempo constituir un espacio para habitar, una lógica propia, ni indeterminada (forma vacía) ni determinada (significado), más bien determinable: dejar la puerta abierta para quien desee pasar por allí. Del lado del consumo,  si no nos resulta del todo placentera la instancia del consumidor, habrá que constituir nuevos individuos a raíz de nuevas relaciones.

VI

Lo propio de la velocidad del mercado es tomarlo todo, no conoce la resistencia, la desconoce. Eno puede sonar en los shoppings y Playtime proyectarse como decoración de bar nocturno, poco importa. El capital apropiará a su modo: metamorfoseando todo en sus términos. Otros muchos lo harán pensando. Distintas apropiaciones determinan la materia con tal distancia que nos permitimos dudar que se trate de la misma materia, hasta del mismo mundo.

 

En proceso…

 

 

[1] Es muy interesante la filmografía entera de Jacques Tati como una progresión en el desmoronamiento de la narración en busca de nuevos elementos como la arquitectura o la disposición de los cuerpos. Sumado a su increíble lectura (casi profética) a cada época en la que lanzó cada película. Estas son Jour de Fete (1947); Les Vacances de Monsieur Hulot (1953); Mon Oncle (1958); Playtime (1967).

[2] Toda la discografía de Eno ejemplifica esto, pero en particular se pueden destacar Discreet Music (1975); con R. Fripp: Evening Star (1975); Ambient 1: Music for Airports (1978); Ambient 2: The Plateaux of Mirror (1980); Thursday Afternoon (1985); por citar algunos.

[3] En particular los discos Neu! (1972) y Musik von Harmonia (1974).

Entretenimiento, Grupo Juego, Grupo Tanos, Grupo Musica.

Esto va a ser una anotacion de lo que se desprende de la ultima charla de grupo juego, que tiene muchisimas lineas de encuentro con el grupo musica y el de los tanos… a tal punto que esto es mas bien el conjunto de cosas que aparecieron en ambos grupos de un modo u otro.. Pero el enfoque esta sobre el problema del tiempo de juego.

 

El ocio en el mundo fordista disciplinario aparecia como tiempo de no-trabajo. El ocio era el remanente negativo del tiempo productivo del capital. Ahi es cuando se insertaba la logica del entretenimiento como actividad para permitir el paso del tiempo.. el juego era un momento de distension por oposicion a la alienacion fisica del cuerpo del trabajador.

En los ultimos 30 años se fue dando una serie de movimientos de la vida que rechazaban al trabajo en su logica rigida disciplinaria para dar lugar a un trabajo mas flexible, el  trabajo se empezaba a dar mas por fuera del tiempo formal de trabajo que en este. La produccion de vida empezo a producir valor en el capital al punto que ya la diferencia entre tiempo de trabajo y tiempo de vida quedaba cada vez mas borrosa. Los tanos fueron los que esbozaron esta lectura trayendo la idea de subsuncion real de Marx como para de algun modo poder seguir armando la figura del trabajador y el trabajo, lo cual iba a seguir permitir dar una lucha contra el capital en el terreno politico que estos conocian.

 

Hoy en dia ya estamos muchisimo mas lejos de ese punto, ya la figura del trabajador y la figura de trabajo quedaron practicamente obsoletas. Es imposible pensar en un trabajador si es la vida en tanto que productora de valor la que produce capital. Se hace imposible pensar en cualquier negatividad al trabajo dado que no existe mas la actividad llamada trabajo..

 

Tambien es imposible pensar en el tiempo de ocio xq este solo existia como negativo al tiempo de trabajo. Y aca es cuando el problema del juego abre un monton de preguntas interesantes…. Si no hay tiempo de ocio entonces la idea de entretenimiento como un entre-tiempos queda obsoleta. ¿Entonces que hacemos cuando nos sentamos frente a un juego?, . Aca la positividad absoluta nos dice, producimos (?).. no hay tiempo que matar porque no hay tiempo (por lo menos no en el tiempo analogico binario que nos proponia el trabajo).

 

La imagen es la siguiente, uno solo puede decir que esta jugando cuando esta armando un tiempo de ocio cuando no se está trabajando… ahora bien, el tipo que esta en el trabajo con la computadora mirando un video de youtube, otro Tab abierto con un juego, atras el Excel de fondo al que accede haciendo Ctrl-Tab en los tiempos muertos del juego.. ¿Cuando esta trabajando y cuando no?.. El Community Manager de Pepsi q esta likeando cosas en Facebook mientras postea en Instagram una foto de su almuerzo y Controlaltabea un video de cocina en youtube interrumpido por mensajes en Whatsapp, ¿Cuando esta trabajando y cuando se esta distendiendo?. Obviamente es imposible seguir pensando en términos de tiempos de Trabajo/Ocio.

(Esto se parece mucho al problema de ambiente que hablabamos de Far Side Virtual en el grupo musica)

 

Rearmemos el juego.
El juego mas clasico suponia una serie de reglas que una cantidad de jugadores debian saber y tener en comun para jugarlo. El Truco por ejemplo. Un juego con contrincantes que tenia un principio y un final claros.. se terminaba cuando tal equipo llega a cierta cantidad de puntos por sobre el otro. El juego realmente pasa por una serie de elementos ligados a la comunicacion con tu equipo, la descomunicacion del otro etc..

 

La logica del juego de hoy pasa por la cuantificacion del rendimiento de un cuerpo en una maquinaria determinada. Se tratan de sistemas muy simples que ponen a funcionar el aparato perceptivo en una relacion de estimulo respuesta muy rapida y basica. Todo esto funcionando bajo un contador que te devuelve un valor numerico como medicion de tu rendimiento en el juego. Practicamente cualquier juego en el que pueda pensar para celular y/o computadora se maneja con esta logica de un modo u otro. Los juegos en el no-tiempo positivo avanzan hacia el infinito.

 

La misma logica esta funcionando con el deporte hoy dia.. el deporte le es un obstaculo al rendimiento porque todavia tiene elementos inmedibles, singulares … esta era es la del Running y el CrossFit…

Es muy impresionante ir caminando a la tarde por Figueroa Alcorta y ver las hordas de gente, toda vestida de modo similar, corriendo en grupos … es la imagen de la soledad vívida..

 

El correr no aparece limitado por nada mas que tu capacidad… en esta era se vanagloria el poder más, este poder mas ligado a un valor cuantificable en números que den con tu rendimiento.. cuantos kilómetros corriste, cuántas calorías quemaste, cuantos likes tenés cuando posteaste tu corrida o la foto que sacaste etc..

Hoy mi hermano me explicaba porque salen en grupos y le creí porque tiene sentido lo que dijo.. me dijo que es un modo de darse presión entre ellos para seguir corriendo, idea que me resulta muy acertada. Si corres solo no tenes esa vergüenza absoluta a la que se expone quien pone a su cuerpo primero por sobre su rendimiento, quien determina que no puede rendir más, quien pone la vida por sobre el rendimiento es silenciosamente castigado y juzgado. La presión que ejerce el que el otro te sepa cómo no rendidor hace que sigas corriendo..

Es cuanto menos interesante esto de la presión social y mas de uno lo habremos vivido en algun momento.. el juntarse a estudiar con otro que no estudia lo mismo q vos te hace estudiar, o por lo menos aparentarlo… los ejemplos son miles y muy cotidianos por ende me parece certera la lectura.

 

Musica Ambiental.

La idea es generar una musica que pueda formar parte del mobiliario en Satie.. daba a nacer la musica ambiental, una musica que no avanza en sus formas, no se vale del tiempo sino que se vuelve espacial(?), ocupa un espacio. Es una musica estatica.

Satie logra esto con una melodia y acompañamiento que no varian en absoluto. Una repeticion que podria ser infinita. La escucha puede comenzar en cualquier momento de la pieza y terminar en cualqueir otro, pero la musica en si no propone ningun recorrido sino que esta ahi, no crece, no varia. Esto produce en la escucha un efecto interesante; Uno no tiene la compulsion de detener la musica si no le estas prestando atencion, como si uno puede tener con otras musicas, que sino las escuchas atentamente se vuelven un caos sonoro que no hace mas que molestar, disputar la atencion. A cierta cantidad de vueltas de esta musica uno ya empieza a darse cuenta que eso simplemente va a seguir repitiendose .. hay un tiempo q tiene q pasar para que uno le deje de pedir cosas a la musica, pedir cambios, direcciones y que simplemente acepte que esta está ahi, ya es parte de mi realidad, como lo son los colores de la pared de mi habitacion.

 

De algun modo la relacion de lo colectivo con la filosofia y el pensamiento es parecida a un ambiente musical, en tanto que el que entra no requiere de un monton de elementos previos para entrar a pensar o entender lo que estamos pensando, sino que se engancha con un ambiente del pensamiento que contiene todas las complejidades y todo el pasado grupal pero no de modo de pensamientos concretos sino como una especie de nube q uno respira, espacio q uno empieza a habitar. La filosofia del Coreano opera del mismo modo, tiene un laburo mucho mas fuerte en el espacio ambiental sobre el cual pensar que en una serie de ideas particulares que expresar…uno puede entrar por cualquier lado porque no hay un unico modo de recorrer el espacio.. de hecho no hay que recorrerlo sino habitarlo, es el terreno sobre el cual las cosas crecen mas que las cosas efectivas que crecen. El ambiente es la suma de los afectos.

Entrar al grupo supone un aprender a respirar.

 

ver tema de velocidad con ambiente..

Sobre las diferentes percepciones de un elemento artistico.

 

Si hay un problema a discutir hoy en dia en el plano artístico, es el del espectáculo.

¿son los emprendimientos artisticos capturados y transformados en mercancia espectacular o hay acaso un modo de producir arte que tiene ya de antemano al publico como su receptor?..

Deleuze habla, nose si apuntando a este problema o no, en el libro Logica de la sensación sobre los cuadros de un pintor llamado Bacon (en particular sobre uno llamado “pintura” de 1976) en este autor, dice Deleuze, se hace un esfuerzo enorme por conjurar al espectador .. lo que el cuadro invoca es un testigo …(habría que leer el texto mas en profundidad y ver exactamente de que esta hablando cuando se refiere a un testigo y como funca) … la idea esta buena ya que denota que desde la obra misma se selecciona (o se crea) a su “receptor” … la obra misma ya contiene en si a la idea de publico..

Se me ocurre que estas dos lógicas (la del publico y la del testigo) pueden ser pensadas desde la improvisación músical.. hay un modo del solo que a lo único que esta apuntado es a denotar el virtuosismo del ejecutante o por lo menos decir que lo va a poner en un espacio central y solitario.. y todo la música de fondo va a servir de vidriera para que los diferentes solistas vayan pasando uno tras otro, esto es básicamente el funcionamiento del jazz (es muy injusto decir esto para con todo el género y en cierta medida falso, pero maso menos va por ahí la cosa….)

http://www.youtube.com/watch?v=FAYt3a-c_k0

En este video esta ejemplificada la lógica esta… Estos cuatro tipos son grandes personalidades en el ambito del jazz que se juntaron para tocar Standars de jazz .. un Standard es un tema (que normalmente nunca tienen menos de 50 años de antiguedad) sobre el cual los musicos van a improvisar… La estructura es Melodia-Solos-Melodia y a otra cosa… en este caso la guitarra va a estar tocando la melodia que dura hasta el segundo 0.30 para despues tomar el 1er solo que dura 44 horas. Y asi con todos .. el resto de los musicos que no son el solista van a estar tocando la base armonica del tema una y otra vez.. para ponerlo en otros terminos.. es como si uno agarrase la cancion de feliz cumpleaños y cuando termina la empezas de vuelta pero esta vez en vez de cantar las misma melodia vas a cantar una diferente  sobre la misma secuencia armonica..

Ahora bien, hay otra lógica de la improvisación que supone la creación de lo que pareceria ser un territorio musical, con sus temas y sus motivos que lo constituyen y que  despues estos van a empujar los limites del territorio, hacerlo crecer hasta que la fuga sea inmininente y un nuevo territorio sea creado apartir de eso que fugó o bien desde cero . El virtuosismo del ejecutante si bien puede ser notable o no, queda relegado a un segundo plano.. uno es testigo de la producción músical y su existencia no esta determinada por que el elemento sea percibido sino que se es invitado a presenciar un acontecimiento musical determinado y de algun modo sucederia aunque no estuviese alli…

 

http://www.youtube.com/watch?v=mC-X97NfmhQ

Para que pintar, componer, crear? Realmente, si nos sacamos de encima el publico o cualquier tipo de expresión personal de un individuo, es como si de repente estuviésemos parados en el medio del desierto… parecería como si no tuviese sentido hacer algo sin que alguien lo este mirando… Esto creo que contiene cierta verdad. El otro es un problema en cualquiera de las cosas que uno hace y siempre está.. la creación de un publico va a ser un modo de inclusión del otro, pero el otro separado, un otro pasivo al que no se le requiere mas que su percepción de lo que se le esta mostrando…

La hipótesis seria que la obra misma ya contiene su modo de la percepción… hay cosas que solo están hechas para que uno las mire…. elementos que casi a un nivel físico lo fuerzan a uno a ser un perceptor en el instante que aparecen … ciertos culos están hechos para acumular mirada…ciertas músicas van a atrapar el oído instantáneamente… los ejemplos de esto abundan .. casi sin exclusión todos los lugares que recorremos habitualemente se pelean por nuestra percepción constantemente.